viernes, 5 de junio de 2009

La salvación es un concepto cristiano, absolutamente ignorado en el judaísmo

Si para el judio no hay pecado original entonces que entienden ellos por salvación y cual es la misión del Mesías, los cristianos dicen que salvarlos del pecado original pero en el judaísmo no hay pecado original entonces cual es la misión del Mesías judío y porque los cristianos piensan que Yeshua era le Mesías y vino a salvarlos de algo que en la teología judía no existe.

Opinion Judia

El Mesías en el judaísmo, deberá ser un hombre común -en el caso del judaísmo reformista: una Era Mesiánica que será contruida con nuestro hechos morales-.

En el judaísmo la presencia del Mashiaj traerá la paz y armonía mundial; así como el perfeccionamiento de las instituciones humanas... ¿Cumplió Yeshu con este requisito? ¿Se han acabado las guerras? ¿la pobreza? ¿el hambre?...

Para el judaísmo, D-os es indivisible, es Uno y Único.
Para el cristianismo es tres en uno: el famoso "misterio" de la Trinidad.


Los pecados en el judaísmo son responsabilidad de cada ser humano; no se nace con pecado original.
Los pecados en el cristianismo son la naturaleza humana; se nace con el pecado original.

El Más Allá en el judaísmo acepta opiniones; el judaísmo centra sus esfuerzos en la vida terrenal, para hacer del mundo un buen lugar.

El cristianismo afirma que existe Cielo, Infierno y Purgatorio; se debe aceptar a Yeshu para salvarse. El cristianismo pone énfasis en la "vida después de la muerte"; el sufrimiento es la clave...

Para el judaísmo, no hay que ser judío para salvarse; pues existen las Siete Leyes de los Noájidas -No matarás, no robarás, no adorarás a falsos dioses, no serás sexualmente inmoral, no comerás carne de animal mientras esté vivo, no maldecirás al Eterno, establecer cortes de justicia-.
Para el cristianismo, hay que creer en Yeshua para salvarse; es el único camino.


El retorno o teshuvà es el camino marcado por hashem del cumplimineto de las 613 Mitzvot para poder acceder al Olam habà!!. lo que se llama pecado original, no es heredado por las generaciones restantes, era el error de ellos, y cada cual es responsable de retornar (hacer teshuvà) y de su propio cumplimiento de Mitzvot para eso es el libre albedrio!!. la redenciòn del Mashaiaj es el momento en que se construye el 3º templo, Yerushalaim prevalecerà por sobre todas las naciones, y los judios retornaremos a nuestra tierra prometida. Haciendo en la tierra la voluntad de Hashem, el perro no perseguirà al gato, etc etc...

Para empezar es totalmente incorrecto preguntar "¿Qué piensan los judíos sobre esto o aquello?", pues, gracias a Dios, los judíos pensamos libremente, cada cual de acuerdo a la medida de sus posibilidades.
No sé si sabía, pero de entre los cerca de 12.000.000 de judíos que viven actualmente, supongo que encontrará aproximadamente 12.000.000 de opiniones diferentes acerca de casi cualquier cosa que se le ocurra preguntar... me parece que la única idea que es compartida absolutamente por todos los judíos es que no existe otro Dios aparte (o junto, o asociado, o sumado) a Dios (incluso los judíos ateos comparten esta idea, pues ni siquiera reconocen al Uno y Único Dios, ¿cómo reconocer entonces a lo que es un falso dios?).
En todo caso la pregunta más coherente sería: "¿Qué ideas tiene el judaísmo tradicionalmente acerca de tal o cual cosa?".
Voy a suponer que es así como usted ha formulado sus preguntas, y por lo tanto le daré alguna respuesta más o menos apegada a lo tradicional.

Ahora pasemos a las respuestas.

¿Salvación?

La salvación es un concepto de la teología cristiana, pero absolutamente ignorado en el judaísmo. Quizás por eso usted dice que no encuentra bibliografía al respecto, ya que está buscando en donde no se halla.
Para el judaísmo salvación es el acto de rescatar de algún peligro, por ejemplo salvar de un accidente, de un incendio, de un robo, de la esclavitud, de la pobreza, etc.
Ahora bien, si por salvación hay que entender vida eterna, es decir, la vida individual que trasciende a la muerte personal, le sugiero que lea los abundantes textos que ya hemos escrito al respecto. Los encontrará en esta sección: "Vida y Muerte", si bien encontrará un poco más abajo una breve descripción. (Sobre el concepto de vida más allá de esta vida, y vida eterna, encontrará infinidad de libros, textos, artículos, etc., en Internet, librerías, etc.)

¿Quiénes tienen vida eterna y cómo se la alcanza?

El espíritu del humano, eso que le hace cualitativamente diferente a los animales, es eterno.
Por lo tanto, todos los seres humanos tienen al nacer su porción, su heredad de vida eterna.
Esta vida eterna no solamente significa una existencia sin final, sino también (tras el deceso de Este Mundo) el placer de estar ante la divina Presencia.
Sin embargo, los actos negativos, los pecados, los errores, el no cumplimiento de los preceptos ordenados por Dios a las personas (7 con sus derivados para los gentiles; 613 con sus derivados para los judíos), en resumen todo lo que aparta del Bien, van creando obstáculos para el goce de la divina Presencia. A mayor cantidad de obstáculos, menos placer se percibe espiritualmente y más pesar invade el alma.
En los pocos casos en los cuales los pecados son tan horrendos y abundantes que ya casi ni chispa de bondad queda, el alma eternamente existe en un estado de desolación y abandono, atormentado por los incesantes recuerdos de los males cometidos (esto le sucede a los pecadores tales como al genocida y rebelde Hitler, o cuando muera al malvado y farsante Arafat, por ejemplo).
En resumen, cada persona crea su paraíso o su infierno, sin importar en qué cree, o a qué deidad invoca o deja de invocar.

¿Hay vida eterna para los gentiles?

Como ya fue dicho, los gentiles también nacen con su porción de vida eterna.
Tal como ocurre para los judíos, deben cumplir con los mandamientos que Dios les exige, de ese modo indirectamente entrenan sus almas para obtener mayor gozo de su eternidad tras esta vida. (Los siete mandamientos para las naciones son: No adorar dioses ajenos; no maldecir a Dios; no asesinar; no robar; no cometer actos sexuales prohibidos; no comer partes de un animal que esté vivo; establecer cortes de justicia).
Pero, si se descarrían detrás de las religiones, de dioses que no son Dios, de teologías extrañas a la Torá, entonces están labrando una eternidad oscura de gozo (al igual que los judíos que también pecan o se alejan de lo que Dios manda).
Como supongo que captará, el paraíso debe de estar lleno de personas, pues se supone que casi todos los habitantes del planeta están capacitados y en condiciones de cumplir con los siete mandamientos, tan básicos y accesibles, y que no precisan de mayores requerimientos dogmáticos o de fe. ¿No es así?

En resumen, en el judaísmo para lo que atañe a la vida eterna no se hace distinción entre judíos y gentiles, entre creencias, entre adoradores; sino entre fieles a Dios, y aquellos que no lo son.
Los fieles son los que procuran cumplir estrictamente con los mandamientos.

Si este texto le ha sido de provecho, no olvide que este sitio se mantiene gracias a SU colaboración económica. No cierre su mano, y abra su corazón bondadoso.

Judaismo

Dentro del judaísmo, la creencia en el Mesías se fundamentó en la revelación de Dios, hecha a través de la Torá o Ley de Dios. Desde el Génesis se registraron muchas profecías mesiánicas dentro de la ley, que permitirían reconocerlo cuando llegase. Posteriormente, cobró auge durante el cautiverio de Babilonia.

La base de esta creencia está en la bendición profética de Ya'acov (יַעֲקֹב= Jacob) a su hijo Yehudá (יְהוּדָה=Judá) Génesis 49:10

Nadie le quitará el poder a Judá
ni el cetro que tiene en las manos,
hasta que venga el dueño del cetro,
a quien los pueblos obedecerán.

Según este texto, se trata de una dinastía monárquica que debe descender de Judá. Cuando el Rey David subió al Trono, el Todopoderoso le juró que su dinastía prevalecería eternamente II Samuel 7:16

Tu dinastía y tu reino estarán para siempre seguros bajo mi protección,
y también tu trono quedará establecido para siempre.

y, por lo tanto, el Mesías debe ser descendiente de David.

Según el Talmud, el Rey Jizquiá (חִזְקִיָה = Ezequías pudo haber sido el Mesías, pero perdió el título a causa de su reacción egoísta a la profecía de Isaías (cf. Isaías 39:8).

Más tarde, relacionaron varios textos proféticos de Isaías originalmente relacionados con el Rey Jizquiá, con un futuro Mesías:

Isaias 7:14

Pues el Señor mismo les va a dar una señal:
la joven está encinta y va a dar a luz un hijo,
al que pondrá por nombre Emmanuel

Y en Isaias 9:6-8

Porque nos ha nacido un niño,
Dios nos ha dado un hijo al cual se le ha concedido el poder de gobernar,
y le darán el nombre de Admirable Consejero del Dios invencible, Padre eterno y Principe de Paz,
se sentará en el trono de David, extenderá su poder real a todas partes y la paz no se acabará...

Durante la ocupación romana, surgieron numerosos pseudomesías que predicaban la inminente llegada del Reino, pero todos fueron exterminados unos después de otros. También en el año 1666 apareció un falso mesías, Shabtai Tzvi.

Si bien algunas sectas judías, a lo largo de la historia, aceptaron a Jesús de Nazareth como el Mesías enviado por Adonai, actualmente, la mayoría de los judíos no le reconoce como tal debido al supuesto incumplimiento de requisitos no realizados en la persona de Jesús que, se dice, se cumplirán en la segunda venida de Jesús.

Catolicismo y Ortodoxia

Para la Iglesia Católica, la salvación no es sólo una liberación negativa del pecado (pecado original y pecado actual) y sus efectos: Dios salva no sólo de algo si no que por algo. La acción de Dios es una liberación positiva que eleva los seres humanos a un estado sobrenatural, a la vida eterna, en un plano espiritual superior a la vida terrenal, para unirse en un sólo cuerpo místico con Cristo, una de las tres Personas de la Trinidad, y acceder a la dignidad de hijos de Dios, para verle "tal como es" (1 Juan 3:2), en comunión de vida y amor con la Trinidad y todos los santos (Catecismo de la Iglesia Católica, 1023-1025, 1243, 1265-1270, 2009).

Estas bendiciones nunca son otorgadas por mérito personal. De hecho, estrictamente, el hombre no merece nada de Dios: la criatura lo recibe todo, incluso potencias y habilidades, del Creador. La posibilidad de merecer algo a ojos de Dios deriva totalmente de un don gratuito de Dios.

La salvación o justificación no pueden ser merecidas, pero una vez que Dios ha justificado, mediante la gracia santificante del Espíritu Santo, entonces se pueden obtener dones útiles para esa santificación, para el incremento de gracia y amor y para alcanzar la vida eterna a la cual Dios tiene destinadas a sus criaturas. Se pueden incluso merecer bienes materiales, como la salud, la amistad o la dicha personal. (Catecismo de la Iglesia Católica, 2006-2011).

Los cristianos reciben incluso en esta vida, por fe y de forma anticipada, bendiciones de la salvación que serán confirmadas total y definitivamente en la vida después de la muerte. Esto debido a que la Iglesia Católica ve la salvación, incluso la del individuo, como algo útil y beneficioso en todo tiempo: pasado, presente y futuro, conceptos que, por supuesto, se aplican sólo al hombre: para Dios, pasado, presente y futuro son todos uno.

* «Pero cuando se manifestó la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor para con la humanidad, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo, nuestro Salvador, para que, justificados por su gracia, llegáramos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna». (Tito 3:4-7, RV95).

* El proceso de salvación continua dentro de la obra de Dios en aquellos que reciben el Evangelio. San Pablo usa el tiempo presente en esta frase: «La palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios» (I Corintios 1:18).

* Sólo al completar la vida terrenal llegará la salvación a su estado final. No hay fórmula mágica ni experiencias emocionales que definitivamente impidan, a criaturas a las que Dios ha dado libre albedrío, de rechazar, alguna vez, la oferta de salvación. Incluso el apóstol San Pablo consideró esta eventualidad para sí mismo, considerando que, después de haber predicado a otros, pudiera ser rechazado él mismo (I Corintios 9:27)

Protestantismo

En el cristianismo occidental la doctrina de la salvación, o soterología, involucra asuntos como la expiación, reconciliación, gracia, justificación, soberanía de Dios y el libre albedrío del ser humano. Varios conceptos distintos pueden ser encontrados en el catolicismo y el protestantismo. Dentro del protestantismo, esto se ve en la diferencia teológica entre el calvinismo y el arminianismo.

Entre los cristianos evangélicos, la salvación significa que todos han pecado y que se encuentran justamente bajo la condenación de Dios. La expiación o reconciliación con Dios es posible para cualquiera, pero sólo a través de Jesucristo, quien vivió una vida perfecta y murió como un sacrificio perfecto en lugar de la muerte que merece toda la humanidad, mediante la confesión del pecado y la fe en Cristo como Señor y Salvador. La consecuencia de la salvación es que los pecados del pecador son perdonados y éste es nacido de nuevo como una nueva persona, un cristiano, un creyente, un hijo de Dios, y está sellado por el Espíritu Santo. También creen que no todos los individuos obtienen salvación, porque no todos confiarán en Jesucristo.

Iglesias como las Iglesias de Cristo no sólo reconocen el escuchar el evangelio y responder con fe como parte del proceso de salvación, sino también el arrepentimiento, el bautismo y la obediencia continua, basándose en un fundamentalismo cristiano utilizando solamente la escritura como principio.

Un tercer punto de vista, el concepto de salvación universal, ha existido durante toda la historia del cristianismo y goza de creciente popularidad en Estados Unidos y otros países protestantes modernos, con el desarrollo del racionalismo y modernismo desde fines del siglo XVII.

Este punto de vista afirma que todos, independientemente de credo o religión, se salvarán e "irán al cielo", siendo éste el tema central del universalismo. En términos más coloquiales se dice a menudo que Dios "es demasiado amoroso como para condenar a nadie". Algunos cristianos tradicionales consideran este punto de vista una herejía porque implica que las religiones no-cristianas son igualmente válidas al cristianismo y que hay otros caminos a la salvación en reemplazo de la gracia de Cristo. Pero otras formas de universalismo cristiano aseguran que el cristianismo es la única religión completamente verdadera, y que la salvación universal sólo es accesible a través de Cristo: Cristo y su resurrección redimen a todos. Este es un concepto clave en el protestantismo liberal.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se cree que el plan que Dios tiene para la salvación de cada ser humano es una de las enseñanzas más informativas para cada persona. Este plan consiste en los pasos que Dios ha ordenado para el progreso eterno de sus hijos espirituales, para que se pueda obtener la vida eterna con una plenitud de gozo:

* Dejar la presencia de Dios (la vida pre-mortal o la pre-existencia) para ser probados en esta tierra, “para ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les mandare;” (Perla de Gran Precio, Abraham 3:25)
* Recibir un cuerpo físico que es sujeto a dolor y a tentaciones físicas y espirituales.
* Tener la oportunidad de ejercer albedrío, elegir entre el bien y el mal, y arrepentirse por medio de la expiación de Jesucristo, para llegar a ser limpio y perfecto y regresar a la presencia de Dios y de Jesucristo.
* Los niños inocentes que se mueran antes de la edad de ocho años recibirán la vida eterna por medio de la expiación de Jesucristo.
* Tener la oportunidad de recibir las ordenanzas (como el bautismo) y los convenios del evangelio, y recibir el don del Espíritu Santo para ayudarles en hacer lo recto, en enseñar a sus hijos, y en perseverar en esperanza y amor por Dios hasta el fin.

El Libro de Mormón

* Pasar por el mundo de los espíritus después de la muerte, donde se puede aprender más conocimiento, lo cual nos ayuda en el progreso eterno.
* Recibir una resurrección física con un cuerpo perfecto, después de ser “juzgados según sus obras” por Jesucristo. (El Libro de Mormón, Alma 11:41-44)

Los Mormones enseñan que este plan fue presentado por Dios el Padre a todos nosotros, los hijos espirituales de Dios, en la pre-existencia, y lo aceptamos. Satanás no lo aceptó, porque no quiso ser probado y no quiso seguir al Padre ni a Jesucristo, sin embargo quería su poder eterno. Dios lo expulsó y le permitió venir a la tierra, donde “el diablo tienta a los hijos de los hombres, de otra manera éstos no podrían ser sus propios agentes;” (Doctrina y Convenios | Sección 29:39)

El Libro de Mormón enseña sobre este tema,

* “Así pues, los hombres son libres según la carne; y les son dadas todas las cosas que para ellos son propias. Y son libres para escoger la libertad y la vida eterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo; pues él busca que todos los hombres sean miserables como él.” (El Libro de Mormón | 2 Nefi 2:27)
* “Así que esta vida llegó a ser un estado de probación; un tiempo de preparación para presentarse ante Dios; un tiempo de prepararse para ese estado sin fin del cual hemos hablado, que viene después de la resurrección de los muertos.” (Libro de Mormón | Alma 12:24)
* “Mirad y empezad a creer en el Hijo de Dios, que vendrá para redimir a los de su pueblo, y que padecerá y morirá para expiar los pecados de ellos; y que se levantará de entre los muertos, lo cual efectuará la resurrección, a fin de que todos los hombres comparezcan ante él, para ser juzgados en el día postrero, sí, el día del juicio, según sus obras."
* "Y ahora bien, hermanos míos, quisiera que plantaseis esta palabra en vuestros corazones, y al empezar a hincharse, nutridla con vuestra fe. Y he aquí, llegará a ser un árbol que crecerá en vosotros para vida eterna. Y entonces Dios os conceda que sean ligeras vuestras cargas mediante el gozo de su Hijo. Y todo esto lo podéis hacer si queréis.” (Libro de Mormón | Alma 33:22 - 23)

Los mormones enseñan que el plan de salvación y de exaltación es algo que no se entiende completamente sin estudiar las escrituras y recibir enseñanzas de profetas modernos quienes han amplificado nuestro conocimiento por medio de revelaciones importantes, dadas por Dios para el beneficio de todos los seres humanos que las reciban. No obstante, hay glorias y bendiciones reservadas para cada persona que guarde los mandamientos de Dios, cualquier religión o creencia, si hace obras buenas en sus hechos para con sus semejantes.


Islam

Para los musulmanes, el propósito de la vida es vivir de forma de agradar a Allah para poder ganar el Paraíso. Se cree que en la pubertad, una cuenta de las deudas de cada persona se abre, y esto será usado en el Día del Juicio para determinar su destino eterno. El Corán también sugiere la doctrina de la predestinación divina. Corán 4:49, 24:21, 57:22. El Corán enseña la necesidad de fe y buenas obras para la salvación.

La doctrina musulmana de la salvación es que los incrédulos (kuffar, literalmente ‘el que rechaza la verdad’) y los pecadores están condenados, pero el arrepentimiento genuino da como resultado en el perdón de Allah y la entrada al Paraíso al morir.


"La última realidad, el mas grande objeto de veneración es el Universo. La Naturaleza es una sagrada parte de este, de la cual nosotros a su vez también formamos parte, de manera inseparable, ya sea en la vida o en la muerte".

La salvacion y el pecado son solo una creencias o mejor dicho una invencion del cristianismo claro primero el judaismo por eso del temor a Hashem, temor a una deidad todo amor que raro, bueno en realidad es una forma de influir en las personas y crear miedo a eso que ellos crearon y le llaman el infierno para que se conviertan al cristianismo, ya eliminaron el limbo que paso con la gente que estaba en el limbo

Mi opion
Aparte que la salvacion es gran negocio cristiano es un invento desde el puntode vista cristiano.

La salvación más como un despertar interior a la verdad de nuestra naturaleza y capacidades humanas. En este contexto la salvación sería el darnos cuenta a través de nuestra experiencia de la intervinculación fundamental que anima nuestra existencia. Esta experiencia se vincula con los conceptos tradicionales de la salvación, pero su referente no es una deidad encarnada, sino más bien la naturaleza misma. Sería como si una hoja, al flotar en el viento se sintiera muy separada y única respecto a las demás hojas, hasta que un día se dé cuenta de que está vinculada a algo, y luego tenga un breve vislumbre del árbol. ¡Caray! Al mismo tiempo que la hoja es tan pequeña e insignificante, también se da cuenta de lo grandiosa y magnífica que es. Este sentimiento de unión con el principio de la vida, del que somos una expresión, seria mi definicion de salvación.

Y si en verdad hay un jucio en el otro mundo como lo describen muchas culturas antiguas desde los egipcios hasta nuestros días, la salvación concite en que tus pensamientos sean buenos, tus palabras buenas y acciones correctas, no dañar a otras personas y seres vivos. El juicio es universal no solo de una religión, actúa bien y la balanza estará tu favor cuando llegue el momento de rendir cuentas en el otro mundo.

Las leyendas celtas se refieren al otro mundo con varios nombres, como Tir na nÓg, o el país de la eterna juventud, Avalon o el país de las manzanas (y por tanto del conocimiento) etc. el nombre varía dependiendo de la localidad y el idioma celta.

Este otro mundo es visto como el lugar a donde nuestro espíritu va después de morir. La mayoría de los Druidas creemos en la trasmigracion del alma pero no en una reencarnacion al histilo hindu si no ir a otra realidad, hay evidencia en los textos antiguos celtas de que esta era una creencia de los antiguos celtas, que creían en una trasmigración de las almas.

Sin embargo, no hay evidencia de que esta creencia involucrara la idea de un Nirvana o un objetivo final en el cual se dejara de reencarnar, como pasa en religiones como la Hindú y la Budista. El objetivo de trasmigar es obtener conocimiento, creatividad y amor, pero no existía el concepto de premio/castigo que tienen estas religiones (o las monoteístas) donde la reencarnación estuviera acompañada de un karma como castigo a los errores de la vida anterior o se buscara la iluminación final que nos librara de ese eterno retorno. No, el ciclo de la vida era algo infinito, y parte de la naturaleza, así como lo son los otros ciclos que podemos experimentar en la naturaleza, como las estaciones, o el día y la noche.

El registro más importante en este sentido es el de Philostratus de Tyana, en el que escribe que los celtas no tenían miedo a la muerte pues pensaban que al morir en este mundo, trasmigravan en el otro.

Los funerales de los celtas se enfocaban en la idea de que el alma estaba experimentando un nuevo nacimiento.


1 comentario:

Félix Buxareo Saint Martin dijo...

excelente conocimiento, no hay Fe, aparece con los celtas. . . parece moda. Instructivo, muy intructivo, creo en Jesucristo, mediador eterno, Dios con Dios y a la vez hombre con nosotros, de nosotros, de la estirpe de David!!! que Misterio!!!!