miércoles, 3 de junio de 2009

La mitología árabe

Si la montaña no va Mahoma, Mahoma va a la montaña

La mitología árabe refiere a la mitología preislámica, es decir, anterior al advenimiento del Islam, así como los aspectos de ésta que sobreviven en forma de creencias populares o integrados en la religión islámica.

La región habitada por los árabes en época preislámica se circunscribe básicamente a la Península de Arabia y los desiertos de la región de Mesopotamia y el País de Sham. Eran en su mayor parte politeístas, aunque había importantes comunidades cristianas y judías.


Los principales dioses adorados por los árabes sabeistas eran: Yemen (el Sol), Sin (la Luna), Ilmakah, Yathaa. Haubas, Simdón, Dhamar y Dhu Samawi, a los que correspondían otras tantas diosas.

En Hedjar, el dios supremo era Alláh-Toala; y había genios benéficos: los Djiinns; y espíritus malignos: los Ghuls.

Los nabateos adoraban a Al y Allat y a ciertas divinidades de origen sirio-fenicio, como Baal-Samín, Jerhi Baal, Katsín y Aziz.

Varios textos clásicos y numerosas inscripciones dan alguna idea acerca de la mitología de las poblaciones pastoriles de Arabia anteriores a la aparición de Mahoma. La primera, religión de los minianos, nabateos e himiarita.s fue el politeísmo. En los árboles, en las piedras, en las fuentes, en las nubes; se alojaban djinn (los espíritus). Pero sobre estos espíritus, benéficos o perversos, existía un supremo guardador del orden moral: Aláh (Al iláh), el cual tenía tres hijas, de una de las Cuales se sabe el nombre: Alilat, diosa del temor honesto y perenne.

Para muchos mitólogos, Mahoma no fue el fundador del monoteísmo árabe. Se limitó a separar a Aláh de todos sus parientes y acompañantes.

Allāh designa con anterioridad al Islam al dios principal del panteón de La Meca (Allah-Taala, el dios de la luna). Por lo que muchos expertos dudan si Alá es realmente el Dios de los cristianos y de los judíos. De hecho las características que El Corán le da a Alá, son muy contradictorias a las características que La Biblia da al Dios de cristianos y La Tora judia.


Los genios en la mitología árabe

Un genio es un ser fantástico de la mitología semítica. La palabra proviene del árabe yinn.

En la antigüedad, los genios eran los espíritus de los pueblos que habían desaparecido, que salían por las noches para molestar y se escondían al amanecer. Para otras mitologías, son seres de fuego. Para todas las tradiciones, son criaturas con cualidades de duendes, que pueden ser benéficos o dañinos para los humanos.

El Islam tomó parte de estas creencias antiguas, que subsisten hasta nuestros días.

El Corán denominó con este nombre a muchas manifestaciones diferentes de los países islámicos. Un genio puede protagonizar prácticas mágicas (para los pueblos de origen mazdeísta), ser un ladrón nocturno, o un tentador del desierto (para los tuareg), en la India son invasores del hogar, que deben ser expulsados con una ceremonia del Corán, similar al exorcismo católico.

En el Islam consideran a los genios como seres creados con fuego sin humo, con libre albedrío, que pueden obedecer a Dios, a Iblís, al demonio.

Son la tercera raza que Dios creó, además de los ángeles y humanos. A diferencia de los ángeles, comparten el mundo físico con los hombres y son tangibles, pero pueden tomar cualquier forma o ser invisibles. Pueden casarse y procrear con los humanos, tanto que la legislación islámica medieval regulaba los casamientos de genios y humanos y todos los aspectos relativos. Aunque muchos pensadores medievales musulmanes dudaron de la existencia de estas criaturas.

En las zonas rurales musulmanas, se mantiene esta creencia y aparecen en la literatura popular. En Occidente se conocen estas criaturas, pero sobre todos las malignas como el Ifrit, que figuran en los cuentos de “Las mil y una noches”
Características de los genios:

Son una especie amoral, pero no imprescindiblemente malignos, pero suelen ser bromistas y embaucadores.

Los genios pueden ser invisibles o de formas cambiantes, pueden ser animales, o mujeres hermosas que seducen a los hombres para quitarles la energía, similares a los súcubos. Pueden ocasionar la locura, atravesar paredes y seres vivos, desplazarse a grandes velocidades, convertirse en seres humanos y suplantar a familiares y conocidos.

Normalmente son invisibles para los humanos, para que los hombres no se relacionen normalmente con ellos.

Se organizan en jerarquías y dinastías. Es posible dominarlos mediante un objeto, para convertirlos en esclavos.

DIOSES DE LA MITOLOGíA ÁRABE


ABABIL O ABABILO

Ave fabulosa, que según la leyenda, atacó a los abisinios frustrando sus designios de poner sitio a la Meca en el 570 d.C.. El relato es el siguiente: "...Entonces aparecieron en el cielo los pájaros de Ababil, cada uno con una piedra en su pico y otras dos en ambas patas, y las arrojaron sobre las tropas de Abraha, el gobernante cristiano, que al ser tocadas por las piedras se deshacían como si fueran de barro reblandecido. Sus cuerpos caían despedazados al suelo, y se dice que Abraha desesperado huyó de allí a pie y solo. Se cuenta que un árabe vio a Abraha ocultarse detrás de una piedra, y que le preguntó qué hacía. Abraha, el atacante, le respondió que se ocultaba contra el castigo de Allah, y el árabe exclamó, "¿acaso hay algún lugar donde el Ojo de Allah no te vea?". Al año en que sucedió esto se llamó "el año del elefante".

ABOU-JARIA

El ángel de la muerte entre los mahometanos. También llamado Azrael, y entre los persas Mordad. Tiene por misión recibir las almas desencarnadas y conducirlas para ser juzgadas.

ABOULONRI

Es el buitre de los agüeros o auspicios, denominado Ak-baba por los turcos.

AFRIET

Monstruo semejante a Medusa o Lamia, que merodeaba por la tierra para satisfacer las veleidades humanas.

AICHERA

Divinidad adorada por los árabes antes del advenimiento de Mahoma.

AL-BORAK

Significa: "rayo, estallido, blancura cegadora". Yegua fabulosa con la que Mahoma viajó de noche desde La Meca hasta Jerusalén y regresó al punto de origen atravesando los siete cielos.

ALILAT

Divinidad anterior a Mahoma en forma de media luna y que representaba la naturaleza.

AL-OZZA

Es una de las tres hijas del dios Supremo. Esta palabra se deriva de azza que significa poder.
Era el nombre de una divinidad adorada como una hija del dios por los árabes de las tribus de Koraich y de Kenauah y parte de la tribu de Salim. Según otros, la tribu de Ghatfan, adoraba bajo este nombre a acacia o el endrino espinoso de Egipto. El primero que consagró este árbol para usos religiosos fue Dhalem. Le erigió un pequeño templo llamado Boss, construido de modo que daba un sonido particular cada vez que alguno entraba en él. En el año 8 de la hégira, Thaled, hijo de Walid, destruyó y quemó por orden de Mahoma, el templo y el ídolo o árbol sagrado.

ALZOHARAH

Diosa que personifica al planeta Venus y presidía el movimiento de las constelaciones.

ALLAH-TAALA

El dios supremo, creador y glorificador, adorado principalmente en el país de Hedjaz, Arabia Pétrea, antes del advenimiento de Mahoma. Varias de las antiguas tribus árabes reconocían, antes que viniera Mahoma, un creador del Cielo y de la tierra y le llamaban Allah-Ta-alai, el muy alto, en sentido opuesto a la denominación de los otros dioses a los cuales llamaban Al-Jlahat, divinidades inferiores; que según ellos eran la verdadera compañía de Dios, pero sometidas en un todo a su poder. La fórmula usada para avenirse al Allah-Taalai, estaba concebida en estos términos: "Yo me consagro a tu servicio, oh Dios, tú no tienes compañero, excepto las divinidades que forman tu corte: pero de las cuales eres tú el dueño y soberano como de todo lo que depende de ellas". Cuando plantaban árboles frutales, o sembraban algún campo, tiraban una línea que dividía el suelo en dos panes, una para el Dios soberano y la otra para las divinidades inferiores. Si caían frutos de ésta parte a la consagrada al gran Dios, tenían la costumbre de indemnizarlas, lo que no hacían en caso contrario, porque decían que las divinidades inferiores tienen necesidad de lo que pertenece al Dios soberano: pero que este no tiene necesidad de nada. Los griegos que no entendieron las palabras Allah-Taalai y Al-Jlahat, formaron del primero el nombre Orotal y del segundo el de Alilat:, indicando con ellos dos divinidades adoradas por los árabes.

ALLATH

Ídolo de los antiguos árabes antes de Mahoma. Los habitantes de Tahief, que le adoraban, llevaron a tan alto grado su idolatría por esto culto, que exigieron de su vencedor, como una de las condiciones de paz, de no destruirlo a los menos en tres años. Habiéndose negado éste a semejante condición, se limitaron a pedir un mes de plazo; pero Mahoma lo rehusó también y mandó destruirlo en el año 9 de la Hégira con universal sentimiento de los habitantes, quienes lloraron amargamente la pérdida de su divinidad que se cree seria la luna.

ALLETA

Diosa que personificaba a la luna. Una de las tres hijas del Dios supremo, según la antigua teología árabe preislámica. Las dos otras se llaman Menaeh y Aluzza.

ALL-UZA

Divinidad identificada con la acacia y el ciruelo silvestre. En su honor se sacrificaban jóvenes. Adorábaselo antes del advenimiento de Mahoma. Ver Al-Ozza.

ALZOHARAH

Diosa que personifica al planeta Venus y presidía el movimiento de las constelaciones.

ARAF

Nombre del purgatorio en el Islam, lugar intermedio entre el cielo y el infierno, donde se purifican las almas por el fuego.

ARAF

Espíritu maligno de la venganza.

ASRAFIL

El Arcángel que despertará a los muertos, el día del juicio con su trompeta, según los musulmanes.

ATHARID

Dios de características similares a Mercurio que preside los movimientos de los astros.

AZER

Entre los Árabes, ídolo adorado por el padre de Abraham.

BACHTAN

Divinidad pétrea, antecesora de Zoara, modalidad de Venus. Al principio consistía en una piedra sagrada que los escultores remataban en forma de cabeza.

BENAN-HASCHA

"Los compañeros de Dios". Divinidades adoradas antes del advenimiento de Mahoma.

DHAT HIMYAM

Diosa solar sabea. Su nombre significaba: "La del calor".

DHUL KAFFAIN

Ídolo protector de los bosques y sotos, adorado antes del advenimiento de Mahoma.

DHUT JOLOSA

Ídolo que personificaba a la buena fortuna en los negocios, antes del advenimiento de Mahoma.

DIZARES O DIASAR

Divinidad pétrea, monolito negro cuadrangular de 1,219 m de altura por 0,610 m de ancho, eregido sobre un pedestal, de atribuciones análogas a las de Baco y Marte del panteón Greco-Romano.

DZOHARA

Diosa de la poesía y del amor, análoga a la Afrodita de los Helenos.

DZOHL

Dios de los árabes pre-islámicos con características equivalentes a las de Saturno.

ELAH

Dios preeminente, aunque no único, del que probablemente derivó Alah.

EL-OZZA

Diosa venerada entre los Koreishites, a quien se le ofrecía sacrificios humanos.

GULES

Genios demoníacos frecuentadores de cementerios, de características similares a las de los vampiros.

HAFEDAH

Dios preservador a quien se invocaba antes de acometer cualquier empresa.

HOBAL

Personificación del Sol que, en La Caaba, aparecía representada en piedra roja con rostro de anciano venerable, de larga barba, blandiendo siete flechas de la suerte. Su imagen fue destruida tras el advenimiento de Mahoma.

HURÍES

Vírgenes del Paraíso de Mahoma, reservadas para las almas bienaventuradas. Esta creencia entroncaríase con el ángel Zaniade, de los parsis, quien es custodio de vírgenes de ojos negros que acompañarían a los que merezcan ese sitio celestial.

JINN

Elementales o genios de la mitología musulmana. Son seres sobrenaturales que tienen la facultad de darse a conocer bajo formas animales (serpientes, perros, gatos, etc) o humanas.
Algunos son buenos y de bella apariencia, pero la mayoría son malignos y horribles de aspecto. Tienen cuerpos etéreos, pero se alimentan y pueden engendrar hijos. Los de mayor poder maligno son los marids, cuyo jefe es Iblis.

KOZAH

Dios de la tormenta y la tempestad.

MANAT

Diosa que personificaba el destino. Algunos tratadistas la relacionaban con la diosa que Herodoto llamó Alilat.

NASSIB

Nombre del destino.

OZZA

Diosa de la justicia entre los árabes anteriores a Mahoma.

RAZECAH

Divinidad a la que se asignaba el don de proveer el sustento imprescindible para la vida.

TERMAGANT

Ídolo de la Edad Media adorado por los mahometanos einvodado por hechiceros.

TCHIMERAN

Uno de los jefes de los demonios y genios del mal.

ZABBAN-GEOLIER

Ángel de los musulmanes que se encargaba de atormentar a los condenados o réprobos, que actuaba junto con Thobeskh.

Los ahl al-trab o ahl al-turab (árabe, أهل التراب, la gente del suelo) son traviesos espíritus que, según el folclore árabe, habitan en la arena del desierto, cerca de la superficie y de donde salen para mortificar a los viajeros bebiéndose los charcos antes de que puedan llegar a ellos, acosando a los camellos haciéndoles tropezar y lanzando arena a los ojos tanto de los humanos como de sus cabalgaduras.

Los ahl al-trab son invisibles pero en ocasiones es posible verlos en forma de un gran remolino durante las tormentas de arena.

Al-Zuhara (el lucero matutino y vespertino) [editar]

El planeta Venus, (en arabe:الزُّهَرَة) llamado Az-Zuhara por los árabes era venerado bajo el aspecto de una hermosa mujer; se trataba de una diosa invernal considerada una de las tres hijas de Dios. También era una diosa de la fertilidad, de las mujeres y del matrimonio. Con frecuencia se vinculaba a Uzza (o Al-Ozza) y a Al-lat, sus hermanas. Sus animales sagrados eran la paloma y la gacela del desierto. Ella simbolizaba la belleza, la felicidad, el canto, la danza y la frivolidad, y era la encargada de resolver todos los asuntos relacionados con el amor. Como reina del cielo, su visión proporcionaba consuelo a los amantes y júbilo a todos.

Leyenda de Al-Zuhara y los ángeles Harut y Marut

Esta leyenda tiene lugar algún tiempo después de la muerte de Adán, en un momento en que la humanidad se había vuelto muy pecadora. Los ángeles, seres anteriores y perfectos, estaban indignados por el vergonzoso comportamiento de la última creación de Dios. Les consideraban seres débiles y frívolos. Al enterarse de como pensaban sus ángeles, Dios decidió ponerlos a prueba a fin de saber cómo se manejarían éstos en las mismas circunstancias. Ordenó entonces que eligieran de entre ellos mismos a dos de los más eruditos y piadosos; Harut y Marut fueron escogidos. Dios les dotó de los deseos y sentimientos de los humanos y los mandó a la tierra para que vivieran como los hombres. Pero antes de partir les advirtió de no cometer estas tres faltas: beber vino, adorar un ídolo o desear a un ser humano. Al poco tiempo de llegar a la tierra se encontraron a una mujer muy hermosa; se trataba de AI-Zuhara, que era bella como las estrellas mismas. Otra tradición, puesta la en boca de Alí identifica a esta mujer como la reina de Persia. Ambos ansiaban con locura su amor, pero ella les dijo: -Sólo sucumbiré ante vosotros si adoráis los ídolos de mi pueblo. Los ángeles no aceptaron pecar contra Dios y AI-Zuhara se marchó. Días más tarde regresaron a su casa y nuevamente le suplicaron sus favores. Esta vez ella les dijo: - Consentiré a cuanto me pidáis si prometéis hacer una de estas tres cosas: adorar a un ídolo, dar muerte a un hombre o beber vino. -Jamás- respondieron ambos ángeles y se alejaron tristemente. Una tercera vez insistieron a la diosa, y ya vencidos por el deseo, consintieron en beber vino con ella (Al-Rabi b. al-Atas agrega que también adoraron un ídolo). Harut y Marut se embriagaron y divirtieron con la diosa. Mientras pecaban advirtieron a un hombre que les observaba y, temiendo que les delatara, lo asesinaron. En el cielo, sus compañeros ángeles se asombraron de lo que les había sucedido. No comprendían como fue que los mejores y más fuertes de entre ellos se hubieran rebajado de tal forma. Se dieron cuenta de que la vida de los humanos era más difícil de lo que pensaban; se apiadaron de ellos y rogaron a Dios que les perdonara sus pecados. En cuanto a AI-Zuhara, durante la borrachera de los ángeles la bella diosa logró sacarles las palabras mágicas necesarias para ascender al cielo y en cuanto estuvo sola las pronunció y se elevó hacia el firmamento, por el cual deambuló entre las estrellas. Luego de mucho andar la diosa se cansó y quiso regresar a la tierra, pero descubrió que había olvidado las palabras mágicas que la bajarían. Así que Dios la transformó en una estrella, fijándola a la bóveda del cielo, donde permanecerá hasta el fin de los tiempos.

Al-lat era una diosa mayor de los pueblos de la península arábiga. Pertenece a la mitología árabe pre-islámica y era considerada una de las tres hijas de Dios. Sus hermanas eran la diosa Al-Zuhara (el lucero matutino) y la diosa Uzza (o Al-Uzza). Por tratarse de una deidad mayor los pueblos devotos le atribuían (al igual que a otras deidades de alto rango) un poder superior sobre todo lo terrenal. La diosa Al-lat (también llamada Alilat) era adoraba bajo la forma de una piedra blanca cuadrada. Junto con los árabes otros pueblos semitas en Siria y Mesopotamia la conocían. Era la Diosa Madre de Palmira (norte de Siria); su símbolo era el león. Para los nabateos del sur de Jordania y Palestina Al-lat era considerada la diosa del sol, fuente de vida; y la adoraban como tal. La ciudad de La Meca tenía un haram (santuario) dedicado a la diosa, y un hima donde afluían los árabes para llevar a cabo los ritos de adoración y los sacrificios propiciatorios que aseguraran la intervención de la diosa a favor del devoto.

A veces Al-lat y Uzza conformaban una trinidad junto con Manat

Una alfombra mágica, también llamada alfombra voladora, es una legendaria alfombra que puede usarse para transportar personas, de forma que lleguen instantánea o rápidamente a su destino. De echo una alfombra arabe planea, e visto documentales sobre arabia y tiran la alfombra y planea un rato mas bien vuela en ciculos perfectos.

Iblīs (en árabe, إبليس) es una de las formas de nombrar al demonio en el Islam, aunque también se le asimila a los genios, pues, como éstos, es un ser de fuego. Se trata del mismo personaje de las tradiciones cristiana y judía, expulsado a los infiernos por haberse negado a inclinarse ante Hashem.

El personaje es más conocido, sin embargo, como Shaytán (شيْطان), o sea Satán o Satanás, palabra aramea que significa "adversario" Con este último nombre aparece citado 87 veces en el Corán, mientras que el nombre de Iblís se cita únicamente nueve veces. Se le llama también al-waswās (الوَسْوَاس), esto es, "el murmurador", porque inocula con sus murmuraciones el odio en el corazón de la gente, al-jannās (الخَنَّاس), "el esquivo" y al-rayīm, "el lapidado" (الرجيم).

A Wadd, dios perteneciente a la mitología árabe pre-islámica se le adoraba bajo la imagen de un hombre majestuoso que llevaba una vestimenta larga y un manto, un espada a la cintura y un arco al hombro. En una mano sostenía una lanza y un estandarte, en la otra un carcaj repleto de flechas.

Algunos dicen que se parecía a Eros, el dios griego, y su nombre en árabe significa "amor". Estaba relacionado con el árbol babilónico del amor y con el dios de la luna yemenita. Se le rendía culto en toda Arabia, pero originariamente parece proceder de la tribu de los 'Udhra, famosa por su cariño hacia los poetas y hacia aquellos que, en su vida, muerte y poesía, encarnaban los ideales de la fidelidad y el amor platónico.

Los refranes en árabe


"Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo" (Árabe)

"Solo se tiran piedras contra el árbol que da frutos" (Árabe)

"Cuando desees, desea mucho" (Árabe)

"Hasta la raíz más pequeña encuentra su leñador" (Árabe)

"La primera vez que me engañes, la culpa será tuya; la segunda vez, la culpa será mía" (Árabe)

"Tu secreto debe pasar a formar parte de tu sangre" (Árabe)

"No hables si lo que vas a decir no es más hermoso que el silencio" (Árabe)

"El hombre que no sabe sonreír, no debe abrir tienda" (Árabe)

"La crueldad es la fuerza de los cobardes" (Árabe)

"Al perro que tiene dinero se le llama señor perro" (Árabe)

"El hombre no puede saltar fuera de su sombra" (Árabe)

"Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación" (Árabe)

"Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría" ( Árabe)

"Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego". (Árabe)

2 comentarios:

Che chu dijo...

Muuchas gracias por la entrada. Es fantástico y fascinante que haya personas que dediquen su tiempo y esfuerzo a compartir conocimiento...

Che chu dijo...

Muuchas gracias por la entrada. Es fantástico y fascinante que haya personas que dediquen su tiempo y esfuerzo a compartir conocimiento...